UN PASEO POR LA IMAGINACIÓN ASILVESTRADA

miércoles, 23 de enero de 2019

MATADERO

Se silenció el corazón del suicida
Un grito de horror despertó al sueño
La imagen era lúgubre
En la fábrica se guarda vida despreciada
esperando el tiro final
La oscuridad
es el reino de la invisibilidad
¡Qué acabe la agonía!
En los tejados del almacén de la muerte
Los buitres están apostados
esperando su oportunidad
Coches con gente anónima
circulan rápido por la carretera
Pasan de largo
No quieren ver
Lo que las bocas callan
Lo que el muro esconde
Nacer en barrio proletario
La libertad inexistente
se reduce a escoger el dueño
que estruje tu cuerpo
Hasta que hecho un guiñapo
Se lance a los vertederos urbanos
Borracho de desesperanza y agonía
Desapareció de la faz de la tierra
el ángel de la utopía colectiva
Resucitaremos a la hoz y al martillo
De entre todos los difuntos
Vuelan los buitres sobre nuestras cabezas
Vienen a recoger a los parias
El matadero está a pleno rendimiento
El periódico, como siempre, hablará de otras cosas
Del circo y como crecen los enanos

lunes, 21 de enero de 2019

EL BESO

El beso que me diste
El único
El verdadero
Fue el de Judas
A traición y a galeras a remar
Jamás te volví a ver
Los besos huérfanos
Que se pierden por no haberlos regalado
Los besos de amor verdadero
Que si se dieron
El tiempo hambriento los devoró
Los besos por rutina
Que ya no saben a nada
El que lo da
Antes compañero de vida ahora una molesta compañía
A los buenos días un beso muerto
Y se acabó la conversación
Quizá mañana ya no vuelvo
El beso asesino;
el del maltratador,
el del esputo del diablo,
el del mal nacido
El beso que nunca dimos
Y el que siempre recordaremos
El beso en mayúsculas
El que cura las heridas
El que sana un día aciago
El beso

jueves, 17 de enero de 2019

EL REBUZNO

La calle montó la barricada
cuando el parlamento rebuznó
Y así sucesivamente
La ley se hizo para constreñir al débil
El fuerte mandó obedecerla
En el camino de la desigualdad
El pobre siempre cae por el barranco
Y de ahí para abajo
Es la ley
Ver, oír y callar
Y serás un buen ciudadano
Capitalismo del siglo XXI
Seguimos muriendo en el error
Continuamos malviviendo en el horror

martes, 15 de enero de 2019

LA SENDA DEL ADIÓS

Sale el Sol
Se introduce por las rendijas de la ventana
y deja a un lado el corazón
Y te has ido
Te has marchado
Te has fugado
Me has dejado la ausencia
y una infinita tristeza
Ahora ¿qué hago?
Si tú eres mi sustento
mi paz
mi refugio en medio de la tormenta
De estas cuatro paredes
Yo también saldré pitando
Vagaré por el inframundo
Seré un nuevo huésped de la intemperie y su olvido
Uno se da cuenta de lo que posee
cuando pierde lo que ignoraba
El portazo rubricó el punto y final
Te busco
Y sólo hallo desencuentros
y buitres desgarrando carroña
Tú levantando castillos de la nada
Yo arrastrando miserias y habitando el declive
Y te has ido
y contigo te llevaste la palabra que faltó
Tras la inútil búsqueda
Sólo encontré la tumba
de un nosotros imposible
En la desesperanza no hay vida
Sólo incomprensión, ruina y desolación
Es noche cerrada
Oigo el eco de mis pasos
al caminar por la senda del adiós

viernes, 11 de enero de 2019

HOY HE VISTO MI NOCHE

Hoy he visto mi noche
devorar la mañana que no ha amanecido
Hoy he visto tirar un nuevo día
al vertedero de las horas perdidas
Hoy me he levantado de la cama
sin saber qué hacer
sin hallar una pistola
para pegarle un tiro a la razón del equilibrio
Hoy me he sabido desconocido
Invisible ya del todo
Para nadie y para el mundo
que es como decir nada y la muerte del gusano
Hoy he vuelto a fracasar
en mi intento
de buscar flores en este paraje gélido y sin vida
Hoy me siento perdido
como una llamarada de fuego en medio del océano
Hoy se refugia el llanto amargo de los desesperados
en lo más hondo de mi corazón
Hoy he vuelto a nacer
y al instante he perecido otra vez

martes, 8 de enero de 2019

EN EL METRO

En el metro
Todos mirando hacia abajo
Obnubilados por las pequeñas pantallas
Actitud servil frente al dominio de la tecnología
De vez en cuando
miradas ausentes observan el vacío
Pasa una persona vendiendo servilletas de papel y mecheros
Pupilas fijas en el estupefaciente audiovisual
Alguien toca la guitarra
El hombre del sombrero le da una moneda
En la próxima estación me bajo
El centro de la ciudad se transformó
en un gran centro comercial al aire libre y contaminado
Hay gente hablando sola
teléfono en mano
Los que no tienen prisa a ir a ninguna parte
drogados se paran ante los escaparates
Que venden ilusiones efímeras
Mientras a sus espaldas
la muerte en vida sigue haciendo sus labores
No hay vida humana posible
En este acarrear el viaje
con un código de barras sellado en la frente
Mercancía barata con rostro humano
circula por mis ojos
y yo con ellos voy rumbo a la deriva
La ciudad se suicidó hace tiempo
No hay lugar en esta hecatombe
para hallar amores sin red asocial adscrita

viernes, 4 de enero de 2019

EL RUMBO DE LOS VENCIDOS

El hombre permanecía impasible
Asomado a la ventana
Sus últimos momentos viendo estas vistas
Hizo balance de su vida
Había más de abandono
que de cartas de triunfo
Ahora tenía que dejar el hogar
Hace tiempo que no pagaba el alquiler
Ya ni se acuerda de su último trabajo
Rebelde ante obediencias y servidumbres laborables
Perdió mujer e hijos
Lo dejaron solo en su camino
Se le cayó la careta que cubría su rostro
Por fin era él
y no el simulacro de una mentira
que no sabía donde colocarse para no molestar
Dentro de unas horas dirá adiós
Cogerá una maleta vacía
y emprenderá el rumbo de los vencidos
Será dueño de su muerte
La llama comienza a extinguirse
Y afuera hace demasiado frío

miércoles, 2 de enero de 2019

EL PUENTE

Cuando íbamos a cruzar el puente
se desmoronó delante de nosotros
Ahora sólo queda
Saltar al acantilado
o desandar nuestros pasos cautivos
Y volver a la desidia y a la guerra sin tregua
No nos dejó el destino salida
Permanecimos mirando el barranco
Al otro lado
Lo inexistente
Lo imposible
Lo que pudo ser y no fue
Decidí rodear los caminos
Volverme viejo deambulando desilusiones
Tras mis pasos me vi desierto
Ya no estabas
Solo con mi soledad
El barranco besando mis pies
de día y de noche
Voces indescifrables se pierden en el abismo
El reloj nos desgarra la piel
En su esfera viajamos en círculo
Siempre falta menos para que se acabe nuestro tiempo
Entre el ruido y el silencio así anduve
En el descalabro
En el fracaso
En la victoria de los nadie
cuando el mundo actual se derrumbó

lunes, 31 de diciembre de 2018

LA CASA VIEJA

Me alejé de la casa vieja
Me quedé con los recuerdos
Algún conato de alegría
Algún subterfugio de llanto y furia
Ahora oigo mis pasos al caminar
Las hojas secas que crujen bajo mis pies
Un adiós en la memoria
Una vuelta atrás imposible
Me voy con mi sombra
Y con mi maleta el viento
Y el tiempo sólo ofrece vino amargo
La angustia se apodera del corazón
El rencor se atrinchera en la cama
Sólo queda...
La locura en tierra hostil
o la huida en busca de un nuevo naufragio
Me alejo de la casa blanca
Y con ella se va todo un pasado
Una lágrima se cae por la mejilla
Se respira aire de melancolía
El frío cala en los huesos
El invierno no ha hecho más que empezar

miércoles, 19 de diciembre de 2018

UN DÍA CUALQUIERA

Caminamos por la calle
En cada rincón del olvido
hay alguien pidiendo paliar su hambre
Invisibles
Salimos de casa
para ganar un salario que no llega ni al mes ni a su fin
Mi amigo anda desesperado
porque hace tiempo que naufragó
tiene plaza fija como desempleado a tiempo completo
Ya ni abre la web del pastoreo laboral
Inadaptado
Vive del sabotaje y de un mañana que fusiló
Cada día te repiten
que vives en el mejor mundo posible
Somos habitantes de la democracia
Te acuestas molido por las noches
Unos pocos se reparten el pastel
Otros se llevan las migajas
Y los demás nos movemos
por el detritus que ellos dejaron
Saqueados por nuestro bien
Y si te rebelas por ello
que sea dentro de su ley
Bendecida sea la democracia liberal
En el mar que baña la ciudad
Centenares de miles de muertos
dejaron su alma en el fondo de la infamia occidental
Huyeron del horror
Nuestra Europa del crimen
les dio el tiro de gracia
Nuestras manos alquiladas al peor postor
Gritan a los infiernos
transformarse en puños de ira
Demasiado tiempo
Golpeados, sometidos, asesinados
Viviendo acorralados
Ciegos ante el genocidio de nuestro patio trasero
Mudos ante la orden que manda al siervo obedecer
Días atrás
Nos expulsaron del barrio
Construyeron pisos de lujo y apartamentos turísticos
Un gran centro comercial en medio del paseo
Y un enorme corazón sangriento
regó las calles que cada tarde nos veía pasar